domingo, 18 de abril de 2010

El Tarot y la Magia

Había estudiado durante largo tiempo las ciencias de la cartomancia y la lectura del Tarot. Aún así, las primeras veces que intenté leer las cartas, no conseguí gran resultado. Estaba tensa y anquilosada, trasladando literalmente aquello que había aprendido a cada tirada.

¿Qué me ocurría? Sin cartas, la mayor parte de las veces los presentimientos y las sensaciones siempre me habían guiado bien. Pero ahora, con un instrumento que suponia debia ayudarme, no era capaz de sentir ni presentir. Fue entonces cuando una amiga, con larga experiencia en el Tarot, me dió la clave: no esperes que las cartas dirijan tu intuición. Más bien al contrario, se tú quién transmita a las cartas la energia que fluye en ti.

La siguiente vez que hice una tirada, a una mujer de mediana edad, la sesión fue distinta. No centré mi energía en los aprendizajes, sino deje que fluyeran libremente las sensaciones dentro de mi.

Inmediatamente me invadió una cierta pesadumbre, que me guiaba a ayudar a aquella mujer que sentía infeliz. A medida que las cartas se iban depositando sobre la mesa, la imagen de la mujer aparecía ante mi desdichada y abatida. Las cartas no pintaban bien en su relación de pareja. Ciertamente, ella me reconoció que las cosas no le iban nada bien con su marido ...


Elisa Roma
Experta en Magia Blanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario